“El aprés-coup” problemáticas VI

LIBRO

“EL APRÉS-COUP” PROBLEMÁTICAS VI

Autor: Jean Laplanche

2012

160 páginas

Amorrortu Editores

Buenos Aires (primera edición)

                      comentaassapialibro

Comenta: Magdalena Echegaray

Este libro publicado en castellano post mortem es como toda la serie de Problemáticas, un libro importante. Importante en el presente y  desde ya aprés-coup. Los cursos que Jean Laplanche dictó en la Escuela Normal Superior y en la Sorbona desde 1962 y en la UER de Ciencias Humanas Clínicas (Sorbona, Universidad de París VII) desde 1969, fueron reunidos desde 1970/71 en la colección Problemáticas.

El índice general está organizado según fueron dictados los seminarios con la temática desplegada clase tras clase. El curso dictado entre 1989 y 1990 trabaja el aprés-coup. Trabaja en el sentido laplanchiano de hacer trabajar un autor, Freud, o un concepto psicoanalítico. [1]

Fiel a un posicionamiento respecto de la obra de Freud y del psicoanálisis, Jean Laplanche pone una vez más de manifiesto un trabajo de pensamiento que en su “infiel fidelidad” aborda con la metodología ya conocida de la exigencia, la espiral y el señalamiento de los extravíos en el interior de la obra.

El término aprés-coup que no tiene una traducción literal al español, será trabajado en este seminario, poniendo de manifiesto una vez más la complejidad y la riqueza de la traducción.

En estas Problemáticas VI afirma “la vida entera del ser humano, y en especial el movimiento de un pensamiento, no es lineal, dejando siempre un punto para pasar al otro, ni circular, obligado a repetir las mismas secuencias. El movimiento de una espiral se aleja sin cesar de un polo, pero al mismo tiempo es llevado a pasar una y otra vez en vertical por los mismos puntos”.

Para comenzar indica que la “Teoría de la seducción generalizada” es el punto de partida de reflexiones personales que también podría llamar “elementos para una filosofía del tiempo”. Laplanche nos muestra el complejo movimiento de aproximación a un concepto freudiano. La propuesta epistemológica es de movimiento de aproximación, solidaria de la de espiral, que  “nos dejará campo a nosotros, posfreudianos, para el aprés-coup  de ese concepto”. Trabajo que él mismo realiza en este seminario con la rigurosidad a la que nos ha acostumbrado a sus lectores.

La teoría de la seducción generalizada es un  pensamiento del tiempo, un pensamiento traductivo del tiempo.

Laplanche propone un estudio aprés-coup del concepto de aprés-coup que es también un estudio aprés-coup de la traducción del término alemán nachträglich. “El concepto de “nachträglichkeit” se revela a sí mismo en una historia, vale decir, en el famoso aprés-coup”.

“El primer gran “aprés-coup” de la nachträglichkeit, es el que tuvo lugar en Francia” y de la cual el propio Laplanche se nombra como parte de esa historia. “El francés ha hecho surgir aquí un concepto central, y el traductor fue el primero en tener la posibilidad, aun antes que el lector alemán, de seguir este concepto en su génesis (precisamente en su aprés-coup) dentro del texto freudiano y de dotarlo de un término único”.

“La idea del aprés-coup aparece en el pensamiento freudiano, en tanto que el término casi no figura; y, a la inversa, el término aparece a pesar de que no se lo esperaba”. Laplanche utiliza la metáfora de la síncopa para dar cuenta de este juego entre dos tiempos que no se despliegan en paralelo.

La aclaración acerca de los tres sentidos posibles son un guiño al lector ya que anuncia una simplificación imposible. “..haremos trabajar estos matices de sentido hasta hacerlos desaparecer”.

Lo nachträglich en un primer sentido es lo “ulterior”, “agregado”; sería la conciencia secundaria, conciencia aprés-coup. El segundo sentido es para Laplanche el fundamental en el marco de la teoría freudiana de la seducción; se trata del efecto secundario diferido en el que “el recuerdo actúa aprés-coup con más fuerza que el acontecimiento recordado por él”. El tercer sentido es el de una comprensión aprés-coup. Este es un sentido que nos dice parece invertir la flecha del tiempo, sería la retroacción, donde lo anterior o no se comprende o sólo se logra a partir del acontecimiento posterior.

Para historizar este concepto va a tomar tres períodos en Freud:

-antes de 1900.

-unos párrafos de “La interpretación de los sueños”

-el texto del “Hombre de los lobos”.

La primer referencia al aprés-coup se encuentra en los “Estudios sobre la histeria”: algo que quedó retenido no puede ser drenado y sólo lo será más tarde. Freud lo dice aquí por primera vez: nachträgliche Erledigung, que Laplanche traduce como “liquidación aprés-coup”.

En el “Proyecto de una psicología” (1895) de las cuatro veces en que Freud  menciona el término, tres son en el sentido de “conciencia aprés-coup”. En la segunda parte, en “Psicopatología de la histeria” aparece vinculado a la teoría de la seducción y al traumatismo en dos tiempos. Y aquí Laplanche dice algo fundamental en el sentido que remite a uno de los fundamentos del psicoanálisis: “Un recuerdo sólo se vuelve trauma aprés-coup”. El yo atacado desde el interior, por un recuerdo, vale decir que está en juego la noción de traumatismo en dos tiempos. Autotraumatismo.

En la carta 52, 112 en la nueva edición completa, hay una “inversión total de la perspectiva: es la teoría histórica, la del aprés-coup, la que pasa a ser el marco general de una psicología o de una teoría del aparato psíquico”.

En esa carta el pasaje de un tiempo a otro es caracterizado como traducción. Dice Laplanche: “La idea de traducción a la que otorgo una suerte considerable, propone de manera explícita una salida posible a la idea de aprés-coup. Toda traducción puede ser concebida en un doble movimiento. Un movimiento de “dirigirse hacia atrás, respecto de lo que se ha de traducir”, y la idea de “dirigirse hacia adelante” en cuanto a aquello que va a explicitarse en una forma distinta”. En estos dos movimientos está presente tanto la potencialidad determinista como la creativa. Esto vale para las traducciones de una lengua a la otra como para las traducciones de una forma representacional a otra como lo indica Freud en la carta 52/112.

Laplanche señala la importancia de un a traducir inicial (los signos de percepción) sobre lo que ha trabajado en otros seminarios planteando la ambigüedad y la riqueza de si son signos o índices, si tienen el carácter de escenas, recuerdos o huellas.

Jalona la historización del término en cuatro cartas escritas por Freud a Fliess entre abril y mayo de 1897. Por ejemplo en la carta 127dice: “También en la histeria, las fantasías son resultado de lo que se oyó y comprendió aprés-coup.”

Laplanche recorre los hitos de la obra en que es posible encontrar aprés-coup los restos intactos de la teoría de la seducción y que permiten su historización, que no corre en paralelo con la historia del concepto de aprés-coup.

En la carta 75, del 14 de noviembre de 1897, aparece por primera vez el término nachträchlichkeit, el sustantivo, vale decir el concepto. En esta carta Freud concluye que no es posible autoanalizarse solo. Idea capital que remite para Laplanche a que es imposible analizarse sin otro porque el ser humano surge como sexual y neurótico en una relación con otro humano. Vale decir que el movimiento del análisis es el movimiento del aprés-coup: acontecimiento más recapitulación: un tiempo en “espiral”.

Luego Laplanche retrabaja los distintos modelos que Freud propone de la represión y su relación con el aprés-coup.

Para cuando retome el trabajo sobre la carta 75 la  traducirá para indicar cómo aquí Freud propone la nachträgchlichkeit como uno de los modos en que se produce excitación sexual. Y concluye: que el concepto de aprés-coup (nachträglichkeit), aparece en el momento en que la teoría de la seducción pierde potencia y el aprés-coup, se verá “reducido a un juego puramente cuantitativo”.

Para Laplanche “La interpretación de los sueños” es un texto capital para el aprés-coup. Freud dice servirse de la anécdota del hombre que recordando a su bella nodriza dice en la adultez que lamenta no haber aprovechado mejor aquella ocasión de la infancia, “para ilustrar el factor del aprés-coup en el mecanismo de las psiconeurosis”.

Aquí Laplanche señala como Freud “olvida” por completo al otro adulto, la nodriza en esta anécdota,  en la producción de la sexualidad.

Para el final del libro queda el análisis aprés-coup del aprés-coup en “El hombre de los lobos”, texto en el que Laplanche ve el resurgimiento del aprés-coup.

Este texto freudiano muestra toda la complejidad de los relatos de casos clínicos en cuanto a la temporalidad. Lo que quiere mostrar Laplanche  es  el aprés-coup en el pensamiento de Freud y en su práctica teórica. Indica varios aspectos del concepto y lo que para él es la aporía del aprés-coup freudiano y la salida que propone para esa aporía.

Desarrolla un debate sobre la oposición fantasía – realidad.

El tercer elemento que aporta Laplanche a las aporías del recorrido freudiano es una comprensión nueva del aprés-coup: el mensaje enigmático, vale decir que en las escenas infantiles hay un mensaje siempre significado del adulto al niño. Y ese mensaje es enigmático porque toma en cuenta que el emisor es un sujeto con inconsciente sexual.

Según Laplanche, Freud no saca provecho de la teoría traductiva que anuncia en la carta 52 (112) por “la ausencia de noción de un “a traducir”, porque para que haya traducción hace falta efectivamente un “a traducir” originario, un “a traducir” que no se puede concebir, a nuestro juicio, dice, sino en una apertura inicial del ser humano al y por el enigma del otro”.

El aprés-coup dice Laplanche en el final del libro es siempre un fenómeno intersubjetivo. Es sobre esta idea que se plantea su especificidad y su posibilidad de invertir la flecha del tiempo.

Comentarios personales

Su condición de traductor de la obra de Freud al francés otorga especial riqueza al Trabajo sobre el aprés-coup que Jean Laplanche despliega en este seminario. Como en toda su obra en que fiel a la consigna de poner a trabajar a Freud lejos del repetir esterilizante, realiza un trabajo riguroso sobre la obra, “haciendo chirriar sus goznes” como decía el mismo.

El libro que aquí comento es como decía al comienzo un libro importante, articula nociones de elevada complejidad como son el tiempo, el inconsciente, la teoría de la seducción generalizada y el concepto de aprés-coup. Lo hace con detalle y entusiasmo y nos lleva de la mano por terrenos difíciles de transitar, pero como él dice respecto de Freud, dejando abiertas brechas para hacer lugar a nuestra propia creatividad.

Laplanche emplea el método psicoanalítico para poner a trabajar a Freud, lee escuchando los textos e interpreta a Freud pero jamás haciéndolo decir lo que no dijo.

Es interesante el movimiento de aprés-coup con que trabaja el aprés-coup. Trabajo en el sentido psicoanalítico del término, que en la disciplina se vuelve concepto, trabajo (arbeit) de duelo, de perlaboración, del sueño: un ir y volver sobre las representaciones produciendo nuevas constelaciones, trabajo de aprés-coup.

La Lic. Magdalena Echegaray es coordinadora del centro asistencial de Asappia “Dr. Mauricio Knobel”, docente de la escuela de pos-grado en sus modalidalidades Capital e Interior de Asappia, docente de la Escuela de post-grado de APP en convenio con Asappia en Paraná (Entre Ríos), miembro fundadora del Colegio de psicoanalistas, docente auxiliar en el seminario de la Dra. Silvia Bleichmar.

Comments

Trackbacks

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web