Desbordes del Grupo Amplio libro de Horacio Foladori

Desbordes del Grupo Amplio libro de Horacio Foladori[1]

Notas para pensar de Martha Elva López G.[2]

         Nos aunamos a las celebraciones de la publicación  del último libro de Horacio Foladori llamado Desbordes del Grupo Amplio en  formato e-book; agradecemos  también la  transmisión que pone al día lo que son  las prácticas grupales profesionalizadas,  y el uso de dispositivos para los grupos amplios.

         Los dispositivos utilizados en diseños de espiral, circo romano, efecto dominó, multigrupos, asambleas, círculos nos muestran los territorios de la repetición a través de  la polifonía, las imágenes y sus afectaciones que dicen de una realidad implicada, íntima  de los grupos.

         A través de la lectura, encontramos cómo estos dispositivos trazan rutas posibles de desplazamientos, latencias de entre los pliegues de los grupos de lo íntimo y lo que de inmediato saltan como imágenes a manera de fugas y balbuceos,  desbordes de  potencia del  flujo del colectivo anónimo.

         Nos queda la impresión que el título del libro anuncia una visión que tiene el autor sobre los grupos que marca su andar en el proceso activo crítico en  su dimensión social,  y denuncia algo aún confuso que requiere escucha y sobre todo la capacidad imaginativa. Echar mano de sus percepciones, ideas, afectos sus elucubraciones, mitos, certezas, ilusiones, creencias.

         Fiel a Pichón Riviêre en el texto de Horacio queda en lo implícito aquello que supone la indagación de los procesos colectivos y la colectivización de la producción de saberes específicos a través de los dispositivos del grupo amplio. Asimismo, muestra las estrategias, los procesos y acciones de las prácticas grupales lo cual nos permite  pensar los problemas del aquí-ahora de la subjetividad chilena con sus malestares históricos a los cuales se suman los impactos políticos del libre mercado.

        Se logra sentir en los grupos que, aunque diversos, la tensión es expresada de la siguiente manera: por una parte las  relaciones instituidas, que entendemos producidas  por la racionalidad de un nuevo orden; orden institucional con sus demandas, formas de poder, organización y por la otra, un no saber sobre ese orden que establece la sociedad y sus instituciones que produce un desborde en  la acción grupal.

 Los desbordes producidos por los nuevos dominios del poder aparecen entre los grupos amplios y es claro que el nuevo orden intersubjetivo que circula, es eficaz y toca los resortes más íntimos de la subjetividad y la materialidad en los grupos.

         Es el caso de los desbordes en el territorio de los grupos de los trabajadores de la salud, que se inscriben dentro de los problemas socio-políticos, por su expansión y amplitud, y hablan de los lazos sociales y sus pérdidas y, en ocasiones, arrasamientos  de sentidos que se expresan en el sufrimiento.

        Entendemos que allí el autor marca un lugar que insiste y se multiplica, que late, que aparece desde una especie de intersticio, que cimbra hacia dentro del grupo amplio y  que inmediatamente aparece en el flujo de la afectación y el sufrimiento. Es la imagen del sufrimiento y el dolor grupal, sus afectaciones puestas en el movimiento de flujos que potencian el obrar del cuerpo como modalidad específica de su singularidad.

         Sigue marcando el autor que existe una tendencia del movimiento en grupo amplio que disuelve a los miembros, inclusive a la coordinación, y que eso deja un gran lugar de interrogación ya que no está claro, desde la coordinación, la diferencia entre el trabajo de grupo o trabajar en grupo. Es un campo de movimientos que parece interroga a quiénes hablan de quién, quiénes observan a quién.

         A nuestro entender ese juego de posiciones marca el territorio de la implicación social e ideológica como actor social del  coordinador grupal.

         En ese sentido, el valor de la experiencia del autor es su fundamental aporte y que aparece en el texto a modo de latencias propias desde el lugar de la coordinación. La  implicación de lo vivido como conocimiento y la transversalidad de relaciones es desde donde  articula y significa las propias relaciones  grupales e  institucionales.

          Desde allí podemos pensar las grandes líneas de trabajo en y con los grupos amplios; la experiencial, la epistemológica, ya que transfiere objetos de conocimiento desde un lugar social e ideológico como actor social, y su pasión y consistencia en este campo de trabajo.

         La experiencial está declarada en la ruta crítica del autor y sus linajes, traer a Pichón Riviêre a los grupos amplios y en esta coyuntura histórica de la sociedad chilena en el marco del nuevo orden internacional del capital.

        Aparece el destino aún presente de los Pichonianos  que  apostaron en otros tiempos a las aventuras colectivas de transformación  social, y la resistencia soportando las prácticas grupales y las tensiones producidas por los marcos experienciales de esquemas conceptuales frente a un Estado neoliberal y la lógica de la globalización.

         Confronta y reafirma que los grupos amplios son lugares que  potencian, pero que sus  formas de cohesión, unidad, estructura y continuidad para los miembros del grupo, inclusive a la coordinación, tienden por ahora a la disolución y que el orden de las  representaciones aparece en una modalidad de extrañamiento que no alcanza la palabra.

       Pero que también se  aventura en y con las acciones grupales que ofrecen un lugar  para acompañarse en la travesía para romper el límite de las determinaciones estructurales, pensarse a sí mismos, generar nuevas huellas de representaciones colectivas,   transmisiones, creaciones para enfrentar la violencia y generar proyectos.

      Busca también en las prácticas sociales de aquellos que también realizaron la experiencia de armar sus propios esquemas referenciales para seguir pensando la diversidad, Bauleo en Madrid sobre  el corredor ,  Janine Puget,  Josef  Ratner.

         En síntesis, existe un inestimable aporte del texto que visibiliza el lugar del investigador o coordinador grupal  en el campo de trabajo en una relación de lo que le pasa  al investigador con sus objetos y sus aprendizajes que evidencian una práctica ideológica y técnica.

         Por último, el autor nos propone detenernos en los desbordes de los grupos amplios, escuchar su movimiento a través de lo que expresa el sufrimiento, lo cual significa contextualizar los límites impuestos por las determinaciones estructurales.

         En los grupos amplios, el modelo neoliberal se expresa bajo las formas de organización del trabajo, de contratos colectivo, precariedad de los salarios y condiciones de trabajo. Es la política que genera las condiciones del trabajo que atraviesan  a los grupos e instituciones y que se constituyen así en espacios interferidos con pérdida de sentido y el desmantelamiento y socavamiento de los lazos sociales. ¿Serán acaso los grupos amplios los nuevos objetos de poder como en otro tempo lo fue el individuo?

         Aparece en los grupos amplios la dificultad expresada en los cuerpos grupales y su subjetividad capturada en el sufrimiento de los trabajadores de la salud a modo de polifonía, líneas de fuga frente a lo  instituido.

         Nos dice el autor que dada la expansión y amplitud del problema y el cómo se recupera el grupo en un hacer que proyecta muchas ilusiones que en ocasiones caen en utopías extremas, esperanzas o inicios de autogestión. Esas salidas expresan con mayor fuerza que  la lucha expresada en los grupos es particularmente relacional.

         El Burn Out expresado en los grupos muestra, con mayor contundencia, las lógicas de racionalidad neoliberal: la gestión en la Institución de salud, sus normativas institucionales y elejercicio del poder que enferma. Producción y reproducción institucional que soportan los trabajadores.

         Sufrimientos sentidos a modo de metáforas que rescatan algo de aquello que está en las tramas profundas de la transmisión, como la pérdida de la identidad, la locura y sus des-bordes, la desliga, dispersión, fragmentación, pérdida de sentido en la relación con los procesos de trabajo, es decir las relaciones sociales.

         Allí donde el grupo pierde la identidad pareciera que no tiene marcas y que usará el cuerpo grupal para expresar el tejido de una red amplia y profunda del sufrimiento como marca mortífera, el sufrimiento compartido con otros, el sufrimiento de los lazos sociales.

         Es una multiplicidad de las lógicas del sufrimiento que plantean un problema, el cómo producir alteridad desde esa marca, el cómo resistir el misterio que coteja con la alteridad.

         Freud ya nos advertía sobre las fuentes del malestar depositadas en el cuerpo propio que es tomado, se degrada y que no puede prescindir del dolor y el sufrimiento. Y que la angustia debe ser pensada como una señal de alarma que nos habla de que el exterior se ha lanzado con sus fuerzas destructivas sobre el cuerpo y los vínculos.

         En ese sentido, se clarifica a través de la experiencia del autor cómo el contexto político atraviesa a los grupos con sus efectos intrapsíquicos, intersubjetivos y transubjetivos.

         Mucho para pensar en esa línea acerca de los grupos amplios en el contexto de la sociedad chilena y la transmisión de los daños producidos por la dictadura, la implementación a sangre y fuego del sistema neoliberal en 1973,  la hegemonía neoliberal y la globalización progresiva, predominio de la lógica de mercado con sus nuevas lógicas de exclusión social.

         ¿Será la densidad de la memoria que dificulta el trabajo psíquico y conforma los desbordes y sus dificultades en las maneras de procesar el malestar y las formas en que se expresa éste?

         La tesis de la ruptura de los lazos sociales abre nuevas categorías de exclusión con problemas específicos que hay que seguir profundizando.

¿Será que los grupos son los excluidos ya que en ello el saber humano vía imaginario es lo que queda excluido frente al conocimiento humano institucionalizado?

         Es de inmensa riqueza el problema de la práctica, investigación, accionar,  el método que trasmite implícitamente, que no hay fórmulas para pensar los problemas ya que son investigaciones empíricas que se definen en función de las singularidades con sus propios atravesamientos sociales y maneras de soportar los grupos.  Movimientos  singulares, fisuras, contradicciones que en los espacios grupales se generan como orden intersubjetivo, composiciones, reglas, normas para apropiarse del lugar y pensar su contexto de experiencia.

         El texto se convierte en una denuncia del cómo se inscribe la microfísica del poder mostrando las latencias, las repeticiones, compulsión a la repetición en el sistema relacional. Quienes lo acompañaron en la travesía colocan al investigador también en su propio contexto de existencia  para preguntarse si las identificaciones de la psicología de las masas se derrumbaron, si ya no hay masas, si ahora habrá que pensar en las multitudes  como la posibilidad de una comunidad  y apuestas del colectivo.

[1] Magister en Psicología Clínica , Licenciado en Psicología. Psicoanalista, Grupalista e Instucionalista. Profesor Asociado de la Universidad de Chile. Académico del Magister en Psicología Educacional,  Psicología Clínica de Adultos y Gestión de Personas. Miembro honorario y docente de la Sociedad Chilena de Psicoanálisis. Sus últimos libros  publicados: el Grupo Operativo de Formación (2000). Grupalidad. Teoría e Intervención (2005), Intervención grupal en el ámbito comunitario;(2006), La intervención institucional (2008), Hacia el análisis vocacional grupal (2009), Salud mental y contrainstitución(2010). Fundador de la Escuela de Psicología Grupal y Análisis Institucional de  E. Pichon Riviere.

[2] Psicóloga Universidad Autónoma de Nuevo León, México. Doctora © en Estudios Latinoamericanos UNAM, México. Psicoanalista Círculo Psicoanalítico Mexicano, Magíster en Sociología FLACSO Chile. Magíster © Psicología y Psicoanálisis Chile. Miembro de la Escuela Pichón Riviere de Grupos y Análisis Institucional Chile. Directora de la Formación del  Instituto Chileno Psicoanalítico

Trackbacks

Leave a Comment

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia